La carreta fantasma

Spanish Catalan Chinese (Simplified) English French German Italian Japanese Korean Portuguese
La carreta fantasma
Director:
Victor Sjöström

Título Original: Körkarlen / Año: 1921 / País: Suecia / Productora: Svensk Filmindustri / Duración: 106 min. / Formato: BN - 1.33:1
Guión: Victor Sjöström (Novela: Selma Lagerlöf) / Fotografía: Julius Jaenzon / Música: Eric Westberg (versión restaurada)
Reparto:Victor Sjöström, Hilda Borgström, Tore Svennberg, Astrid Holm, Lisa Lundholm, Concordia Selander, Tor Weijden, Einar Axelsson, Olof Ås, Simon Lindstrand, Nils Elffors, Algot Gunnarsson, Nils Ahrén, Hildur Lithman, John Ekman
Fecha de estreno: 01/01/1921

Si hay un hecho que ha motivado que La carreta fantasma sea algo más conocida entre el aficionado medio que muchas otras obras de la época del cine mudo, éste es sin duda el del homenaje que en su día le realizara Stanley Kubrick en la secuencia más celebrada de El resplandor (The Shining, 1980). Para aquellos que no lo conozcan, basta con hacer una búsqueda en internet insertando los títulos de ambas películas para encontrar infinidad de videos en los que se pueden apreciar las innegables similitudes (formales y de acción) de la escena en la que el psicópata Jack Torrance intenta acceder a golpe de hacha a la estancia en la que se halla su aterrorizada esposa, con la que Sjöström rodó y protagonizó sesenta años antes (y que, oh sorpresa, estaba a su vez inspirada en una anterior de Lirios Rotos, la película rodada por D. W. Griffith en 1919). Realmente, la secuencia de Sjöström es un prodigio de puesta en escena, con un montaje en paralelo que consigue crear una tensión pocas veces vista en el cine de la época (seguramente salvo en el cine de Griffith, que por algo fue el que sentó las bases de buena parte del lenguaje cinematográfico), pero no es menos cierto que La carreta fantasma está plagada de momentos brillantes, destacando además por ofrecer una estructura narrativa que, de nuevo y por su complejidad, supuso un auténtico bombazo en el momento de su estreno.
 
Elipsis, cambios de escenario, montaje en paralelo, flashbacks dentro de otros flashbacks… La riqueza estructural de La carreta fantasma se aprecia ya desde su mismo arranque, en el que se nos presentan una serie de personajes cuyas circunstancias e interrelaciones no seremos capaces de comprender hasta transcurrido el primer tercio del film:
 
En la víspera de nuevo, una joven, Edit (Astrid Holm), que yace en cama agonizante de tuberculosis reclama ver a un hombre llamado David Holm antes de morir. Su fiel compañera, Maria (Lisa Lundholm), acude a la vivienda de Holm, pero sólo encuentra a la esposa de éste (Hilda Borgström) y a sus dos hijos, viviendo en condiciones miserables. Mientras, al pie del campanario de un cementerio, el tal David Holm (Victor Sjöström) les cuenta a sus dos compañeros de borrachera una historia acontecida durante una noche vieja anterior (y aquí se inicia el primer flashback de la película), en la que un viejo colega, Georges (Tore Svennberg), le advirtió de que el último ser humano en fallecer en esa noche estaba condenado a trabajar al servicio de La Muerte durante el siguiente año, conduciendo la Carreta Fantasma para recoger los cuerpos de todos las personas fallecidas en ese período. Vuelta al tiempo presente, en el que Holm da por terminado su relato explicando que, casualmente, su colega Georges murió la noche vieja del pasado año. Tras recibir la noticia de que la joven Edit quiere verle, y ante su negativa a acudir a la llamada, sus dos compinches reaccionan violentamente y se produce una pelea en la que finamente Holm, golpeado violentamente en la cabeza, acaba moribundo en el suelo, momento en el que hace su aparición la temida Carreta Fantasma, conducida por Georges, a quien el espíritu de Holm (desdoblado de su cuerpo yaciente en el suelo) observa aterrorizado, comprendiendo que es a él a quien el siniestro cochero viene a buscar.
 
Hasta aquí, el planteamiento inicial de la historia. Transcurrida ya media hora de la película, desconocemos la relación entre la joven Edit y el hombre a quien con tanta ansia desea ver antes de morir, quien, para más inri, todo apunta a que acaba de fallecer. Pero la trama argumental, lejos de esclarecerse, se ramifica en nuevos flashbacks que nos llevan a distintos momentos del pasado: de la plácida vida familiar de David Holm antes de conocer a Georges pasamos (por medio de una violenta elipsis) a sus primeras borracheras junto a su joven hermano, y de ahí (nueva elipsis, más drástica si cabe), a su reclusión en la cárcel, en donde se enterará de que su hermano ha sido condenado por asesinar a un hombre durante una reyerta de borrachos. La historia regresa por un momento al presente, para realizar un nuevo flashback en el que, a la salida de la cárcel, Holm descubre que su esposa ha huido junto a sus dos hijos. No será hasta después de ese momento (aproximadamente a la mitad de la película) que conoceremos la relación que une a David Holm con Edit: en su búsqueda de su esposa, un Holm completamente alcoholizado y enfermo de tuberculosis llegará al centro de beneficencia regentado por la joven Edit, quien acabará contagiándose de la enfermedad que, un año después, la llevará al lecho de muerte. Ante la violenta respuesta de Holm a las intenciones de Edit de ayudarle a reconducir su actitud, ésta le pide que regrese le próxima noche vieja para comprobar si sus plegarias han sido escuchadas.
 
Pero la historia tiene nuevos golpes de efecto: antes de cargarlo en su carreta, Georges le pide a Holm que cumple el deseo de Edit de ir a visitarla y, frente a la negativa de éste, le lleva por la fuerza ante ella. Hay, después de la llegada de Georges y Holm a la habitación de la joven moribunda, nuevos flashbacks que relatan los vanos intentos de Edit de reconducir la actitud de Holm (de quien la joven está secretamente enamorada) hasta que, una vez que conoce casualmente a la esposa de éste y fuerza el reencuentro del matrimonio, asistimos a la célebre secuencia en la que Holm, completamente borracho, se enfrenta violentamente a su esposa tras destrozar con una hacha la puerta de la estancia en la que ésta se guarece.
 
De nuevo en el presente, y tras asistir impotente a la muerte de Edit, Holm es conducido por Georges a la vivienda de su esposa. Él comprende horrorizado que, si acuden allí, es porque ella ha de morir, lo que confirma al presenciar impotente cómo la desesperada mujer prepara un brebaje para suicidarse junto a sus dos hijos. Ante la visión de la escena, Holm se derrumba e implora clemencia a Georges, quien, entendiendo que el alma de Holm está por fin salvada, accede a devolverle la vida para que pueda salvar a su esposa, en una secuencia final en la que Sjöström vuelve a mostrar su dominio de la puesta en escena, con un montaje en paralelo en el que vemos a la esposa preparando su muerte mientras Holm acude a toda prisa a la vivienda para evitar la catástrofe.
 
Como vemos, además de por su compleja estructura argumental, la película destaca por combinar de manera prodigiosa dos géneros tan alejados como el fantástico y el drama social. Por un lado, tenemos la historia de la Carreta Fantasma y la maldición que se cierne sobre aquél que muera en el último suspiro del año, lo que dará lugar a imágenes que se cuentan entre las mejores aportaciones de un género todavía incipiente, como las de la tétrica silueta de la carreta surcando el horizonte (fotograma 1 - un plano que bien hubiera podido inspirar a Charles Laughton para alguno muy similar de la extraordinaria La noche del cazador), la figura del cochero encapuchado atravesando las puertas (fotograma 2) o descendiendo a las profundidades marinas para recoger a los muertos, David Holm desdoblándose y observando aterrado su propio cuerpo yaciendo en el suelo (fotograma 3), o algún otro momento más sutil, como el gesto de Edit incorporándose violentamente de su lecho al presentir la negativa de Holm de acudir a su llamada (fotograma 4). Y por otro lado, la historia de David Holm, a quien el alcohol a convertido en un ser violento y asocial, y que dará pie a un descarnado retrato de algunos de los aspectos más lúgubres de la sociedad de la época (la miseria, la violencia, el fanatismo religioso), además de contener las ya mencionadas secuencias del ataque del protagonista a su esposa (fotograma 5) y de su reacción final para salvarla de la muerte en el último momento (fotograma 6).
 
David Vericat
© cinema esencial (agosto 2019)
 
----------------------------------------------
VER EN FILMIN
----------------------------------------------

VÍDEOS: 
Trailer
puntuación: 
9

Añadir nuevo comentario