La casa de las ventanas que ríen

Spanish Catalan Chinese (Simplified) English French German Italian Japanese Korean Portuguese
La casa de las ventanas que ríen
Director:
Pupi Avati

Título Original: La casa dalle finestre che ridono / Año: 1976 / País: Italia / Productora: A.M.A. Film / Duración: 110 min. / Formato: Color - 1.37:1
Guión: Antonio Avati, Pupi Avati, Gianni Cavina, Maurizio Costanzo / Fotografía: Pasquale Rachini / Música: Amedeo Tommasi
Reparto: Lino Capolicchio, Francesca Marciano, Gianni Cavina, Giulio Pizzirani, Bob Tonelli, Vanna Busoni, Pietro Brambilla, Ferdinando Orlandi
Fecha estreno: 20/08/1976 (Italia)

Pupi Avati es uno de los cineastas italianos más desconocidos en nuestro país, en el que apenas se han estrenado un tercio de su obra, una verdadera pena teniendo en cuenta el envidiable dominio que tenía Avati en géneros varios como la comedia o el cine de aventuras. Pero donde destacó sobremanera este, en un principio, músico y experto en jazz (disciplina que abandonó cuando cayó en cuenta de que sólo sería un músico normal y no un genio, realizando incluso varios documentales y series sobre dicho estilo) fue en el género de terror.
 
Su nombre se escribe con letras de oro en la historia del fantaterror italiano ya sólo por haber dirigido la presente La casa dalle finestre che ridono, una joya donde las haya, considerada por muchos como la última obra maestra de un género que comenzó con La muchacha que sabía demasiado, (Mario Bava, 1963) y concluyó oficialmente con Tenebre (Dario Argento, 1982). Así mismo propone una más que sugerente variación sobre las propias reglas del giallo, dejando secuencias para la posteridad, aunque sin llegar a pertenecer totalmente al sub-género: más bien es una cinta de terror gótico.
 
La casa con las ventanas que ríen es un viaje al mismo centro del horror, o del miedo, como se prefiera (fotograma 1). Un paseo por terror de alto grado en una película que revela a Avati como un perfecto creador de atmósferas, acercándose y alejándose del giallo, reinventándolo, y hasta subvirtiéndolo, jugando con el espectador hasta límites insospechados, tanto en lo formal como en lo argumental. Prodigio de equilibro ético/estético que puede provocar verdaderas pesadillas.
 
Ya en los títulos de crédito iniciales Avati demuestra que en La casa con las ventanas que ríen puede pasar de todo, sembrando en el espectador la semilla de la incomodidad. Un cuerpo masculino es acuchillado salvajemente mientras se oye una tenebrosa voz que parece decir cosas sin sentido (fotograma 2). Lo que más tarde se revelará como una morbosa unión entre arte y horror a través de la pintura, sacude al espectador desde el primer segundo, para acto seguido llevarle a un pueblo en el que la palabra normalidad no parece existir en el diccionario. Un relato de terror y violencia en medio de un marco rural.
 
En ese ambiente, que evoca títulos e intenciones de cineastas que utilizaron recursos parecidos para describir la maldad humana, caso de Lucio Fulci y Tobe Hooper dentro del género (aunque la principal referencia en ese aspecto es The Wicker Man, el film de 1973 de Robin Hardy), o incluso Sam Peckinpah, Avati desmonta por completo el giallo: para empezar, los asesinatos se producen en off, las escenas eróticas se practican con ropa, al menos hasta que el fundido en negro sugiere el acto sexual; todo ello en beneficio de una de las atmósferas más enrarecidas y escalofriantes que ha dado el cine, y de la cual se han visto influenciados numerosos cineastas, sobre todo David Lynch. Eso sí, el tramo final es la catarsis absoluta de todo el relato y sus personajes.
 
Las sorpresas desveladas en ese tramo final muestran una de las grandes características del género, para un servidor la más llamativa y atrevida: su irreverencia religiosa. En esos minutos finales, densos como pocos, se llega con ello a extremos impensables, revelando la identidad de los autores de los asesinatos, a la par que se da una bofetada sin miramientos ni vergüenza a las creencias y el miedo (el silencio de un pueblo donde todo el mundo sabe más de lo que dice). Nunca un pecho descubierto tuvo tanta mala baba ni intenciones tan perversas (fotograma 3). Ecos de Hitchcock, milimétrica puesta en escena y el horror en estado puro.
 
La casa con las ventanas que ríen demuestra la superioridad de Pupi Avati en el género del terror, en el que también hizo las destacables, y poco reconocidas por estos lares, Thomas e gli indemoniati (1970), Le strelle nel fosso (1979), L’arcano incantatore (1996) y Il nascondiglio (2007). Secuencias como las del protagonista abriendo una puerta en la oscuridad, y Avati plasmando el instante como si de un cuadro se tratase son únicas y repetibles (fotograma 4). La idea de la obra perfecta a partir de la muerte es un tema de lo más sabroso en cineastas como el italiano.
 
Lo dicho, una joya.
 
Alberto Abuín
© cinema esencial (agosto 2016)
(Reseña original en blogdecine.com)
 
-------
Puntuación de Alberto Abuín: 8

VÍDEOS: 
Trailer
puntuación: 
7

Añadir nuevo comentario