El abrazo de la muerte

El abrazo de la muerte
Director:

Título Original: Criss Cross / Año: 1949 /  País: Estados Unidos / Productora: Universal Pictures / Duración: 88 min. / Formato: BN - 1.37:1
Guión: Daniel Fuchs / Fotografía: Franz Planer / Música: Miklós Rózsa
Reparto: Burt Lancaster, Yvonne De Carlo, Dan Duryea, Stephen McNally, Tom Pedi, Percy Helton, Alan Napier, Griff Barnett, Meg Randall, Richard Long
Fecha estreno: 19/01/1949 (Los Angeles, California)

“No regresé por ella. Eso no tenía nada que ver. No iba a buscarla. No esperaba toparme con ella. No quería verla en particular. Estaba seguro de eso. Pero desde el principio todo apuntó en una sola dirección. Estaba en las cartas o era el destino, o una maldición o como quieran llamarlo. Pero fue desde el principio”
 
Como en otros grandes títulos del cine negro, el protagonista de El abrazo de la muerte es un ser atormentado por el influjo de una mujer de mala vida que provocará su caída en desgracia. Sin embargo, si algo sorprende en el film de Siodmack es la modernidad de su propuesta: lejos de caer en los esquematismos del género (hombre débil dominado por mujer fatal), el tratamiento de la pareja protagonista es aquí de una riqueza y ambigüedad que lo sitúa un paso por delante (al menos en este aspecto) de la mayor parte de las aportaciones de la época. Para empezar, el plano inicial de Steve Thompson (Burt Lancaster) y la bella Anna (Yvonne De Carlo) besándose apasionada y furtivamente en la oscuridad de un aparcamiento (después de una toma aérea de acercamiento con la excelente banda sonora de Miklós Rózsa de fondo) no nos hace sospechar, como más tarde descubriremos, que estamos ante una pareja de divorciados después de un fugaz y tormentoso matrimonio. Esta situación de partida supone ya un punto diferencial destacado, por cuanto la principal circunstancia que condiciona la relación de los dos protagonistas no tiene tanto su causa en factores externos (la rivalidad del gánster Slim Dundee - Dan Duryea) como en el conflicto interno que arrastra la propia pareja.
 
“Todo lo que nos pasó antes lo olvidaremos. Ya verás, haré que lo olvides. Cuando esto termine, cuando pase todo y estemos a salvo, sólo seremos tú y yo, como debió ser desde el principio”, le promete Anna a Steve en el arranque de la película, antes de emprender el golpe al furgón blindado de la empresa en la que trabaja Steve que les ha de permitir escapar de las garras de Slim, su cómplice en el atraco y actual marido de Anna. Y justo al inicio del golpe, con la imagen de Steve al volante del furgón recordando la promesa de Anna, la acción de lo que parecía ser la trama principal queda en suspenso para dar inicio al flashback en el que reencontramos al protagonista regresando a la ciudad que había abandonado un año antes para intentar olvidar a Anna después de su divorcio.
 
“No regresé por ella. Eso no tenía nada que ver”, intenta justificarse Steve, aun cuando muy pronto sus actos contradicen sus palabras: regresa a las primeras de cambio al club musical donde conoció a Anna y se muestra incapaz de apartar la mirada de cualquier teléfono que le brinde la tentadora posibilidad de realizar la ansiada llamada. Será justamente a partir del reencuentro de la pareja (en una espléndida secuencia en la que Steve descubre finalmente a Anna bailando frenéticamente en el club musical – con un debutante Tony Curtis como pareja de baile) cuando Siodmack nos ofrezca algunos de los mejores momentos de la película, en una sucesión de encuentros y desencuentros en la que destaca especialmente un sugerente e inusual uso de la elipsis temporal que refuerza el carácter errático de la relación entre los dos protagonistas: 1) poco después de su reencuentro en el club, Anna cita a Steve en una pequeña tienda para sugerirle la posibilidad de volver a intentarlo (una secuencia de diálogos y actuaciones sorprendentemente espontáneas, casi más próxima al posterior Cassavetes que al cine de la época); ante la reacción negativa de Steve, Anna se dispone a marcharse hasta que en el último momento él la retiene para citarla el sábado siguiente en la playa (sugiriendo el reinicio de una relación que no nos será mostrado); 2) después de una breve secuencia en la que vemos a la madre de Steve (Edna Holland) reprochándole que haya retomado su relación con Anna, el protagonista acude a una nueva cita en el club, en donde le informan de que ésta se ha marchado repentinamente de la ciudad para casarse con Slim (de nuevo, una acción omitida en la pantalla); y 3) sin solución de continuidad, y en la que es a mi entender la mejor secuencia de la película, vemos a Steve unos meses más tarde deambulando por una estación en donde descubre a Anna despidiéndose de Slim; ya en el exterior, y ante la actitud esquiva de Anna, Steve se queda observándola mientras ésta espera en vano un taxi para marcharse, en un plano general exterior (con Steve, en primer término y de espaldas, observando fijamente a Anna al fono de la imagen) que se alarga de manera evidente hasta que vemos a Anna darse la vuelta para mirar a Steve (fotograma 1), momento que Siodmack aprovecha para hacer un fundido encadenado con la imagen de la pareja recluida en la pequeña habitación de un motel (fotograma 2- Steve observando fijamente a Anna mientras ésta toca unas tristes notas en un viejo piano). Difícil contar más y mejor con tan poco.
 
La furtiva relación de Steve con Anna tendrá un nuevo punto de inflexión cuando el gánster Slim descubra su romance, obligando al protagonista a improvisar su plan del atraco a la empresa de furgones blindados para la que trabaja con el fin de desviar la atención de Dundee y ganar el tiempo suficiente para escapar con Anna una vez cometido el golpe. Es aquí cuando el film retoma con pulso maestro el tono policíaco para, narrar el fallido golpe (una secuencia modélica en cuanto a planificación y ritmo narrativo – fotograma 3) y el posterior y fatídico desenlace con la pareja de amantes muriendo abrazada a manos del despechado Dundee (fotograma 4). Un final de tono trágico para una hermosa y triste historia de amor condenada desde el principio a la fatalidad.
 
David Vericat
© cinema esencial (enero 2016)

VÍDEOS: 
Trailer (V.O.I.)
puntuación: 
9

Añadir nuevo comentario