Rufufú

Spanish Catalan Chinese (Simplified) English French German Italian Japanese Korean Portuguese
Rufufú
Director:

Título Original: I soliti ignoti / Año: 1958 /  País: Italia / Productora: Lux Film / Cinecittà / Duración: 100 min. / Formato: Color - 1.37:1
Guión: Agenore Incrocci, Furio Scarpelli, Suso Cecchi D'Amico, Mario Monicelli / Fotografía: Gianni di Venanzo / Música:Piero Umiliani
Reparto: Vittorio Gassman, Marcello Mastroianni, Renato Salvatori, Totò, Gina Rovere, Carla Gravina, Rossana Rory, Claudia Cardinale, Memmo Carotenuto, Elvira Tonelli, Nino Marchetti, Tiberio Murgia, Elisa Fabrizi, Carlo Pisacane, Renato Terra, Mimmo Poli
Fecha estreno: 19/07/1958 (Bordighera Film Festival)

“La commedia all'italiana es esto: dar un tratamiento cómico, divertido, irónico, humorístico los temas dramáticos. Es lo que distingue la  commedia all'italiana del resto de comedias”
Mario Monicelli
 
Considerada unánimemente como la obra que inaugura de manera oficial la llamada commedia all'italiana, la idea de Il Soliti ignoti surge, según parece, de un relato de Italo Calvino (Furto in una pasticceria), aunque resulta indudable que el film toma igualmente como fuente de inspiración la magistral Rififi, de Jules Dassin, tanto es así que el alegórico título de la versión española fue en su momento barajado como título original de la película (con la variante de la primera vocal: Rifufú); sin olvidar el rasgo fundamental que define al movimiento que no es otro, tal como señala el propio Monicelli, que el dar un tratamiento de comedia a situaciones eminentemente dramáticas (una característica que surge inevitablemente de la confluencia del género de comedia con el movimiento neorrealista italiano) y que aquí se hace evidente en la descripción del entorno de miseria en el que se desenvuelven todos los personajes.
 
El esquema argumental de partida es prácticamente el mismo que el del film de Dassin: una banda de delincuentes planea el robo de una caja fuerte (la de una joyería en Rififí, la de un Monte de Piedad en este caso) accediendo a la misma por medio de un agujero en la pared del apartamento colindante. A partir de aquí, el film de Monicelli se desarrolla como una variación paródica del de Dassin, empezando por la presentación de los integrantes de la banda (el desdentado Capannelle - Carlo Pisacane -, el ladronzuelo Mario - Renato Salvatori -, el agreste Michele - Tiberio Murgia –, el fotógrafo Tiberio – Marcelo Mastroiani – y Peppe el pantera – Vittorio Gasman – un fanfarrón boxeador de tres al cuarto al que vemos caer noqueado segundos después de iniciarse uno de sus combates) y del experto en cajas fuertes Dante Cruciani (Toto - versión caricaturizada del personaje que interpretara el propio Dassin en Rififí y que bien pudiera haber servido de inspiración a Tarantino para su célebre personaje del Señor Lobo en Pulp Fiction fotograma 1), continuando por la chapucera planificación del golpe (en la que los personajes se van repitiendo como una especie de mantra que todo debe realizarse “muy científicamente”) y terminando, cómo no, por el esperpéntico desenlace del robo, con los asaltantes degustando resignados un plato de pasta con garbanzos en la cocina del propio apartamento desde el que pretendían asaltar la oficina del Monte de Piedad y a la que han accedido después de perforar la pared equivocada (fotograma 2).
 
Hay también, por supuesto, alusiones en clave de parodia al cine de género negro estadounidense: de manera evidente, como durante la accidentada proyección de la película que Tiberio ha filmado desde una azotea para poder descifrar la combinación de la caja fuerte (“La cámara es vieja, las lentes son viejas. ¡Esto no es Hollywood!”, se defiende el fotógrafo ante las quejas por los continuos desenfoques y saltos de la película); y con episodios de felicísima comicidad, como el de Cosimo (Memmo Carotenuto) persiguiendo a Peppe en una atracción de autos de choque (“¡Sigue a ese coche!” ordena con severa convicción el ex convicto a un niño después de saltar al coche que éste conduce – fotograma 3), o el momento en que, siguiendo una vez más las pautas del género, los miembros de la banda se imponen “sincronizar los relojes” para caer en cuenta de inmediato en que… ninguno de ellos tiene reloj (“Yo tenía uno pero lo llevé al Monte de Piedad. ¡Espero recuperarlo esta noche!”, señala esperanzado el viejo Campanella).
 
Otro aspecto que se va a convertir en muy característico de la commedia all'italiana (y muy presente en todo el cine de Monicelli) es el de los episodios en los que los personajes actúan para engañar a un tercero: Peppe autoinculpándose ante el juez para conseguir la excarcelación de Cosimo (fotograma 4); el propio Peppe simulando que ha sido condenado a tres años de cárcel para sonsacar el plan del golpe a Cosimo justo antes de salir en libertad (situación que dará lugar al posterior intento de venganza de Cosimo); Mario imitando la voz de Michele a través de la puerta de la vivienda para poder ver a Carmela (Claudia Cardinale), la bella hermana que el siciliano mantiene encerrada en su casa para evitar que sea deshonrada; o la comedia en la que Peppe aparece como el salvador de la joven Nicoletta, enfrentándose a puñetazos a los presuntos acosadores Mario y Michele, para ganarse la confianza de la sirvienta que les ha de permitir acceder al apartamento desde el que pretenden asaltar la caja fuerte.
 
Condenados desde el primer momento al más absoluto de los fracasos, la banda vivirá su pequeño momento de gloria con  la aparición de la hilarante noticia de su hazaña en la prensa del día siguiente (“Unos desconocidos por medio de un butrón roban pasta y garbanzos”). Y es que, como se lamenta Tiberio, mientras degusta su parte del botín gastronómico, “robar es un oficio duro, se necesita gente seria. No como vosotros. Como mucho vosotros podéis trabajar, pero trabajar cansa”.
 
David Vericat
© cinema esencial (enero 2017)
 
----------------------------------------------
VER EN FILMIN
----------------------------------------------

VÍDEOS: 
Escena del "banquete"
puntuación: 
9

Añadir nuevo comentario