cine japonés

Spanish Catalan Chinese (Simplified) English French German Italian Japanese Korean Portuguese

La voz de la montaña

A poco que cualquier cinéfilo se proponga la grata tarea de adentrarse en la vasta filmografía de Mikio Naruse (noventa y dos títulos entre 1930 y 1967), se hace del todo evidente la necesidad de reivindicar su nombre como uno de los grandes autores del cine japonés (lo que es lo mismo que decir de la historia del cine en general), merecedor sin duda alguna de un puesto junto a los incontestables Mizoguchi, Ozu y

Director:

La señorita Oyu

Estilizado y oscuro melodrama a partir del complejo triángulo amoroso formado por Oyu (Kinuyo Tanaka), su hermana Shizu (Nobuko Otowa) y Shinnosuke (Yûji Hori), con La señorita Oyu se inicia la última y mejor etapa de la filmografía de Mizoguchi, un período en el que el director japonés firmará las que para mí son sus tres grandes obras maestras, Vida de Oharu, Cuentos de la luna pálida

Director:

Hana-Bi (Flores de fuego)

Si hay una idea característica que defina el conjunto de la obra de Takeshi Kitano, por encima incluso de la figura de los yakuza tan presente en la mayoria de sus films, ésta es sin duda alguna la temática del juego como forma de comunicación entre los personajes de sus películas (de sobras conocida es la faceta del director como creador y presentador de Takeshi Jō, un concurso basado en estrambóticas pruebas de destreza emitido en España con el título de Humor Amarillo).

Director:

Rashomon

En esta época dominada por la “posverdad” resulta fascinante revisar un filme como Rashomon, posiblemente la primera gran obra maestra de la filmografía de Kurosawa y una de las más lúcidas y hermosas reflexiones sobre la influencia de "la subjetividad en la percepción y memoria del observador a la hora de narrar un determinado acontecimiento"

Director:

Ran

La adaptación de dos de las grandes obras de William Shakespeare por parte de Akira Kurosawa (Macbeth en Trono de sangre, y El rey Lear en Ran) es uno de las mejores muestras de la universalidad de los clásicos en el más amplio sentido del término: no sólo en el aspecto temporal (la obra de Shakespeare sigue siendo hoy en día un punto de partida fundamental para acercarse a las grandes cuestiones que rigen el comportamiento humano), sino aquí también desde el punto de vista

Director: